San Vicente1

San Vicente, mártir

Antes de erigirse el culto a Santa Casilda en la comarca, el primitivo cenobio del cual parte la tradición religiosa en torno al Santuario, estaba dedicado a la memoria del mártir San Vicente.
Como han indicado varios estudios, es imposible actualmente llegar a conocer cómo las reliquias de este santo llegaron hasta las tierras burebanas. Del mismo modo, también es complicado averiguar con certeza a qué mártir san Vicente se dedicó el culto del primitivo santuario, aunque los expertos parecen coincidir que se trata del santo martirizado en Valencia.

San Vicente, de origen aragonés, fue un diácono que destacó por su celo en la propagación de la fe católica durante las sangrientas persecuciones de Diocleciano en la Hispania Romana del siglo IV. En Valencia, fue capturado por las autoridades imperiales que trataron de hacerle abjurar de sus creencias, sin resultado alguno. En castigo, fue cruelmente torturado sometido a atroces maldades, tales como crucificarlo sobre una cruz de aspa, romperle los huesos y desollarlo vivo. Arrojado al Turia, su cuerpo llegó hasta la orilla a pesar de haber sido anudado a una gran rueda de molino con el objetivo de ser sepultado bajo las aguas del río. Piadosamente enterrado en las cercanías de Valencia, ciudad de la que ostenta su santo patronazgo, fue posteriormente trasladado hasta la Catedral de Lisboa.

Su memoria se celebra el 22 de enero.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Buscar